Cascada Seimeira

Hace unos años existía la oportunidad de llevar a cabo ruta circular pero hoy los caminos están ocultos por la maleza. Les dejamos con el track de la ruta, aunque es totalmente insignificante. Antes de llegar a la seimeira de Vilagocende vamos a poder divisarla desde el sendero. Para llegar tendremos que tomar en A Fonsagrada la carretera LU-721 que va a Vilagocende.

La imagen de las primeras viviendas cubiertas por el musgo nos comunican el abandono de esta aldea de aires románticos. Otros muchos pueblos y aldeas de la geografía española parecen destinados a exactamente la misma situación que la aldea de Ancadeira, ciudades fantasmas que nos recuerdan como en un lejano sueño otros modos de vida. En Santa Eulalia de Oscos hay varios restaurantes donde degustar comida tradicional asturiana, pero si preferís un picnic o comer al aire libre, el área recreativa de Pumares es ideal.

Asturias

Como siempre y en todo momento os digo, puede que lo que a mí me semeja fácil a vosotros o puede resultar bien difícil, o del revés. Para esto nos iremos hasta el bonito Concello de A Fonsagrada, en la provincia de Lugo. Un seimeira es el nombre que recibe en esta región una cascada. En esta parte de Galicia, tal como la parte de Asturias que limita con esta zona a las cataratas son conocidos como seimeiras o semeiras. En él vamos a poder conseguir algunosrestos de casas y muros invadidos en su mayor parte por la espesa vegetación que los circunda, que nos van a dar una idea de lo recluidas que vivían las gentes que en su día habitaron este pueblo, tal como asimismo desus maneras de vida. A la entrada del pueblo de Busqueimado nos sale a recibir un enorme perro, como Mary es amiguísima de los cánidos, no contamos varios problemas en el paso, se dejaba a acariciar sin problemas.

Aquí con menor margen para maniobrar que abajo, menos para sacar una fotografía de pareja, conque nos conformamos con varias fotografías de la caída, la que no se aprecia desde la base, que la cogemos de del costado. Pese a estas incomodidades, muy propias de estos rincones tan salvaje, estamos contentísimos y orgullosos de haber venido aquí en tres ocasiones, ¿por qué va a ser? Desde Pumares, pasar la aldea desierta de Ancadeira y el Valle del Desterrado y caminar por la ruta P.R. Debemos admitir, que, con los pequeños solo uno de nosotros subió hasta Busqueimado. El resto nos quedamos en el valle para entonces regresar todos juntos por exactamente el mismo camino hasta Pumares.

La Sierra De Francia, Un Viaje Por Sus Pueblos Y Paisajes

No sabríamos deciros que parte de los Oscos es mucho más bonita, pero sin duda, la ruta a la Cascada de la Seimeira pertence a las más hermosas. En Oscos-Eo el tiempo se detiene para ofrecernos a bienvenida a un ambiente rural sostenible en el que destacan la etnografía, la artesanía y el senderismo. De este modo asistirás a que una zona tan bonita como esta se sostenga. Te enterarás antes que nadie de las novedades de la página.

Creo que no es necesario explayarse mucho sobre la belleza y excelencia de la cascada frente a la que estamos, las fotos charlan por sí solas. Lo único comentar la contrariedad que entraña el poner el trípode y la cámara en un punto bueno, pues la orografía de la base de la gran caida de agua es muy irregular, no hay un punto cómodo donde recrearse sacando la fotografía “perfecta”. Todo lo opuesto, con el cuerpo tenso, mudando los valores de la cámara con determinada tirantez. Especialmente cuando queremos inmortalizar nuestra presencia con una fotografía de pareja, pese a todo ello sacamos varias fotos, lo de “perfectas” ya es mucho más difícil y a juicio de cada uno.

La Reserva de la Biosfera de los Oscos-Eo fué el gran descubrimiento del año. No habíamos estado jamás y nos pareció un destino ideal para ir con niños. Aquí, los más pequeños van a poder gozar de la naturaleza mucho más pura y realizar senderismo en un entorno privilegiado de montañas suaves y tranquilos valles. El regreso desde la cascada hasta el turismo aconsejamos hacerlo por exactamente el mismo camino.

cascada seimeira

Pumares es un bonito pueblo que sostiene la arquitectura propia de la zona. La actividad de la villa estuvo relacionada a trabajar y moldear el hierro , pero hoy en dia es un caso de muestra del turismo sostenible con un enorme complejo hotelero. Hay un puente que nos permite atravesar del otro lado del río.

Ruta De La Cascada De La Seimeira En Santa Eulalia De Oscos, Asturias

Te avisaremos cuando haya novedosas rutas o cambiemos alguna sección. En nuestro parking encontraremosindicaciones para ofrecer comienzo a la ruta, que en todo momento encontraremos de manera perfecta señalizada con las clásicas marcas amarillas y blancas delPR-AS-116. Y, sin duda, el espectáculo final, A Seimeira , donde el agua se precipita sobre la dura roca desde unos 20 o 30 metros de altura.

Donde Comenzar La Ruta A La Cascada De La Seimeira:

Como hemos comentado antes, Pumares es el punto de partida de esta ruta. El itinerario va a dar comienzo tras dejar atrás el área recreativa situada a tan sólo unos 100 metros de esta bonita aldea de casas de piedra, madera y pizarra, donde hemos estacionado previamente el turismo. Tras atravesar Pumares, teniendo como guía a nuestra izquierda el río Agüeira, la pista por la que vamos caminando se convertirá en un camino de tierra, que río arriba nos adentra en un bosque de castaños, robles y alisos. Una gozosa hora tiramos allí disfrutando a lo grande, nos llevábamos bastantes fotos, si bien nunca la mejor, pues al descender aún me desvié para volver a sacar alguna foto más, ya que la luz me daba la sensación de que era mejor, que no era tan intensa como al llegar. Ahora comenzábamos el camino de regreso al puente que nos permite acceder al pueblo de Busqueimado, una lástima que no se pudiera ir desde aquí, ya que prácticamente se sitúa sobre la propia cascada, pero podéis comprobar el farallón que tendríamos que superar.

Afirma la historia que en Santa Eulalia de Oscos habitaba un señor con un obediente criado. Tras una día de caza, retornaban al pueblo para asistir a misa, pero se les hizo tarde. De forma que el señor pidió al criado que se adelantara y solicitara que se retrasara la misa hasta el momento en que él llegara, pero el párroco se negó. Cuando llegó el señor se encolerizó tanto que ordenó a su sirviente que matase al cura o moría él.